Avanza juicio contra secuestradores de niño

El 9 de marzo del 2018 Magdiel Ramón Pérez Mendoza (31 años) y Maybell Junieth Baltodano (39 años) ejecutaron el secuestro del niño Aristides Alfonso Osejo Baca, en el Barrio El Rosario, Chinandega. Este hecho despertó la solidaridad del pueblo chinandegano, que en la medida de lo posible colaboraron para la captura de ambos secuestradores.

Para el 11 de septiembre, el juez Carlos Silva Pedroza quien lleva la causa, ha programado el tercer día de juicio en contra de los acusados. En los dos días previos han pasado por el estrado once testigos que han validado, de momento, la culpabilidad de los acusados. El juicio se lleva a cabo a puertas cerradas.

Uno de los testigos principales, Marcos Bermúdez, solicitó en días previos adelantar su declaración por motivos de viaje. En su declaración detalló que fue Magdiel Pérez quien se presentó a rentar un auto blanco, el cual fue utilizado en el secuestro. El mismo testigo asegura que Magdiel regresó el auto con daños el 9 de marzo.

Fue el 9 de marzo cuando los acusados vigilaron a la niñera del niño Osejo Baca cuando ésta regresaba de traerlo del colegio. La niñera y le niño se trasladaban en un triciclo, pero fueron interceptados por Magdiel, quien con un arma intimidó a los ocupantes del triciclo y tomó al niño por la fuerza.

Nueve horas más tarde el niño fue rescatado de la casa de un hermano de Maybell Baltodano. Siendo posteriormente devuelto a sus progenitores. Desde ese día los dos acusados guardan prisión.

Acusados de secuestro extorsivo

Los dos acusados están siendo procesados por el crimen de secuestro extorsivo. Maybell Baltodano aprovechó que tenía cierto nivel de confianza con los padres del niño (como Contadora) y tenía conocimiento de la rutina de la niñera.

El objetivo de los secuestradores era exigir una recompensa por la devolución del menor a sus padres.

No contaban con que en toda la ruta de su “escape” iban a ser identificados por testigos y que la policía en ese momento actuó de manera rápida para dar con el paradero del niño.