Familiares de Kenia Gutiérrez Gómez sin acceso a ella desde hace un mes

Familiares de Kenia María Gutiérrez Gómez, quien fuera detenida ilegalmente por la Policía después de una marcha el 25 de agosto, declararon públicamente que no han podido verla desde hacer más de un mes. Kenia María fue acusada y presentada por la Policía por supuestos delitos de “terrorismo”. Mismo delito que se le ha imputado a cientos de nicaragüenses como forma de represión por haber sido líderes o participantes en las protestas antigobierno que suceden desde el 18 de abril del 2018.

Kenia fue prácticamente secuestrada por unos 15 policías en El Viejo. Posteriormente fue trasladada al Chipote y días más tardes los medios de comunicación afines del gobierno la presentaron como supuesta terrorista.

La figura de terrorista es la que han estado utilizando para encarcelar y criminalizar a todos los disidentes del gobierno. Especialmente aquellos que han jugado un papel de líderes durante la crisis social y política que atraviesa Nicaragua.

“Mi hermana fue secuestrada, trasladada a El Chipote, luego fue presentada en Plaza El Sol. La acusan de terrorismo y tenencia de armas, desde entonces desconocemos qué ocurre con ella porque no la han acusado”, declaró Álvaro Gómez a La Prensa. Álvaro es hermano de Kenia María Gutiérrez.

Estrategia de intimidación contra autoconvocados en Chinandega

En Chinandega la estrategia del partido gobernante es una copia exacta de lo que pasa en Managua. Los movimientos autoconvocados citan a una marcha antigobierno en una hora y lugar específico. Y es allí donde aparecen los simpatizantes y/o fanáticos del partido de gobierno para evitarla. Estos últimos custodiados por la Policía, que juega un papel de protector con los marchistas del orteguismo.

Esta estrategia de asedio y persecución fue dejada en claro por el Secretario Político del FSLN en Chinandega, Chemaya, quien dijo que donde estén los autoconvocados allí estarán las huestes del partido gobernante.

La campaña de intimidación también se complementa con persecución individual a líderes autoconvocados, pintas de las casas de personas que manifiestan su rechazo al gobierno y en ciertas ocasiones ataques con armas hacia casas de habitación de dirigentes azul y blanco.

También se reportó el secuestro del señor Pedro Fletes Zúniga, ciudadano autoconvocado de Chinandega, quien fue trasladado al Chipote el jueves de la semana pasada. Al igual que Kenia Gutiérrez, a Fletes le acusan de “terrorismo”.