Empresa Chimaco, S.A, de capital suizo, invadida por tomatierras en Chinandega

La empresa Chimaco, S.A. fue anunciada con bombos y platillos por el delegado presidencial para inversiones, Álvaro Baltodano, en el primer trimestre de este año. Chimaco fue uno de los proyectos bandera de este año de los que ProNicaragua informaba como ejemplos de innovación en América Latina y el Caribe.

Chimaco consistiría en una inversión de 20 millones de dólares para la transferencia de tecnología en el cultivo de maracuyá. Esto con el fin de instruir a pequeños y medianos productores para el cultivo de este y otros productos. El proyecto también tenía contemplado la construcción de una fábrica en donde se procesarían los jugos de las frutas.

Cerca de un mes atrás se empezaron a implementar las primeras obras concretas para el proyecto. Una parcela demostrativa de maracuyá, así como los sistemas de riego por goteo. Así lo indicó Juan Fernando Ramírez, representante legal del proyecto.

El sábado, sin embargo, “llegaron tres camionetas y un camión lleno de encapuchados armados, desalojaron a cuatro cuidadores de la propiedad (del empresario Coen), al guarda del proyecto, y se tomaron las oficinas y bodegas”, confirmó Ramírez.

Otro de los datos importantes sobre Chimaco, es el hecho de que una vez concluido estaría generando alrededor de 1540 empleos directos tanto en las zonas de cultivo como la fábrica de procesamiento. Empleos que hoy están en riesgo porque los tomatierra han paralizado la actividad de la empresa.

No solamente la generación de empleo directo por parte de la empresa se ve afectada. El proyecto Chimaco ayudaría a generar ingresos a 200 pequeños y 40 medianos productores de León, Chinandega, Matagalpa, Managua y Carazo.

Por el momento Ramírez asegura que ya la denuncia por la invasión de las tierras ha sido interpuesta en la Policía Nacional y que también han recurrido a ProNicaragua, agencia de promoción de la inversión en Nicaragua, para ventilar el tema.

Las toma de tierras han sido un arma utilizada por el Gobierno para mantener a los empresarios nacionales y extranjeros al margen del conflicto político y social que vive el país. UPANIC, gremio nacional, denunció que desde que las protestas iniciaron el Gobierno ha permitido la invasión de 5,550 manzanas de tierra en todo el territorio nacional.

Las tomas de tierra son otra de las formas de represión en Nicaragua. El Gobierno las usa tanto para tratar de forzar a los empresarios a alinearse a su visión, así como una manera de recompensa para aquellos “militantes fieles” que le han servido al régimen durante esta crisis del 2018.